miércoles, 27 de julio de 2016

LA CHURRERIA ANDALUZA EN VILADECANS

Alguno de los lectores de este humilde blog me han pedido (dada mi experiencia laboral anterior como crítico gastronómico) si podía hacer una crítica de alguna de las churrerías que han aparecido en Viladecans en los últimos 2 años.
Al azar escogí la Churrería Andaluza 2 situada en la Calle Carlos Altés.

Se trata de un local amplio que ofrece también cafetería en dos espacios más o menos separados aunque llegan a confundirse y una terraza exterior.

Los domingos suele estar atestado de gente esperando en una larga cola que parece que no camina muy rápido debido a que sólo hay un churrero y no da abasto. El personal de sala tiene que atender al servicio de cafetería interior.

Los churros, la esencia del negocio son de buena calidad, tanto las porras como los churros, aguantan bien sin bajar, son contundentes, estilo andaluz o manchego y con un grosor de unos 5-6 cm, en su punto de sal y no muy oleosos en boca.

El punto negativo de la Churrería Andaluza es sin duda la poca profesionalidad de la mayoría de sus trabajadores, no en el trato con el cliente, que es muy bueno y amable, sino en su higiene, es muy común ver a las chicas con el cigarrillo en la mano en casi todo momento, no dentro del local, pero si sirviendo en la terraza o bien a la entrada de la puerta, en descansos, que una vez dentro del local es fácil observar como no se lavan las manos para volver a trabajar ni se asean la ropa. Me preocupa saber si hicieron el curso de manipulación de alimentos.



De todas maneras, este punto negativo es casi uniforme a todo el personal que trabaja en hostelería en Viladecans y no desmerece la calidad del producto en el caso de la Churrería Andaluza

En cuanto al precio del producto, es adecuado y tiene un precio igual al de otras churrerías de la ciudad.
La ubicación es sin embargo algo preocupante pues en la propia calle muchos vehículos aparcan obstaculizando el paso a los que circulan y en las proximidades tiene la competencia de tres churrería más, una en Plaza Constitución (a 100 metros), otra en sector bajo de la Calle Doctor Reig y la Churrería Manchega a 300 metros que ahora ha cambiado de ubicación y nombre, pero se ubica en un lugar tampoco no muy lejano.




1 comentario:

Anónimo dijo...

No me sorprende lo del cigarrillo. En casi todos los bares y restaurantes, no solo en Vila, sino en todo Barcelona lo más común es ver esa guarrería. Además de poco higiénico da mala imagen al local. Yo trabajo con extranjeros y más de uno me ha hecho el comentario alguna vez. Uno me dijo que en Copenhague por ejemplo le cierran el local inmediatamente